seguinos en ...

REGIONALES

Despidos de personal en el Bingo Chivilcoy

“Es una obviedad que los despidos son injustificados y que la empresa jamás podrá probar las causales que alega” dijo el Dr. Emmanuel Langone, apoderado de un grupo de empleados que fueron despedidos.

El Dr. Emmanuel Langone es el apoderado de un grupo de empleados de Bingo Chivilcoy, que fueron despedidos en el último tiempo. Al dialogar con LA RAZON, sostuvo que “nos sorprende la mala intención del establecimiento, al enviar las cartas documento de despido, en las que sólo se limitaron a copiar y pegar idénticas acusaciones a 4 empleadas que curiosamente, realizaban distinto tipo de tareas”

“Tal es así, que una empleada que se la registró bajo el convenio colectivo de juegos de azar, se la despide por cuestiones de stock de la cocina. Cómo puede una empleada de máquinas, ser despedida por una tarea que ni realiza y que el propio empleador ha manifestado su propia torpeza. Similar situación tenemos en caso de otra empleada, registrada como moza y la despiden por mala administración de cocina. Aquí no hay que ser un iluminado, para comprender que los hechos endilgados carecen de sustento, hasta para la propia empresa, ya que ella misma sostiene lo contrario en su registración de empleados”.

“Vale mencionar a quien desconoce sobre el tema, que el despido es la sanción máxima y que el empleador debe sancionar previamente al dependiente, antes de tomar una medida tan drástica y técnicamente incorrecta. Más teniendo en cuenta el legajo, la antigüedad y la operatividad que ha tenido en toda la vida laboral ese o esa empleada. Ya que si bien está dentro de sus facultades despedir, no podrá probar lo que alega y el veredicto futuro no lo favorecerá en lo más mínimo. Obviamente las empleadas, desconocen por telegrama colacionado la causal de despido y manifiestan que lo que sucede es una clara situación de despido sin causa, teñido de causal, con el fin de reducir personal, como es moneda común en todas las empresas”.

“Es una obviedad, que los despidos son injustificados y que la empresa jamás podrá probar las causales que alega. Como por ejemplo pueden ser, la falta de contracción al trabajo, reiteradas llegadas tarde o por ejemplo reiteradas inasistencias o los incumplimientos a las órdenes impartidas por sus superiores, o incidentes en la calidad de los productos” resaltó.

Langone manifestó que “la endilgada falta de confianza a las trabajadoras, como causa de despido, debe ser sobreviniente y fundada en hechos objetivos que se puedan referir personalmente al despedido. De lo contrario, como mera apreciación subjetiva, aun cuando esté bien fundada, por más razonable que haga a la extinción del contrato, no justifica el despido sin indemnizaciones, por ejemplo si el empleador despide a todos los operarios de un sector en que haya daños intencionales repetidos, pero sin determinar siquiera que cada despedido pudo conocer al autor y/o hacer algo para impedirlos”.

 

FUENTE: https://www.larazondechivilcoy.com.ar/

Continue Reading