seguinos en ...

NACIONALES

Deuda millonaria y escándalo: el calvario de pasajeros y tripulantes de un crucero de lujo retenido en Buenos Aires

A raíz de una demanda judicial contra la empresa prestadora, los turistas debieron volver por sus propios medios y la tripulación sigue en Argentina.

Un crucero turístico internacional se encuentra amarrado en el Puerto de Buenos Aires desde hace dos semanas y no puede partir a raíz de una demanda judicial generada por una deuda millonaria. El buque portugués RCGS RESOLUTE debía navegar hasta la Antártida, pero los pasajeros debieron abandonar el barco y volver por sus propios medios a sus países, mientras que la tripulación continúa aquí.

Se trata de un escándalo internacional que alcanzó a más de 500 de pasajeros que se encontraban a bordo y a otros miles que ya habían pagado sus pasajes para viajes futuros. De acuerdo con lo que informa Clarín, la demanda la sufrió la empresa canadiense One Ocean Expeditions (OOE), que ahora se encuentra bajo investigación.

De acuerdo con lo que trascendió, la compañía desapareció y los damnificados aún no pudieron recuperar el dinero perdido tras la demanda del abogado Francisco Venetucci, especialista en derecho marítimo y representante de las empresas damnificadas.

Cientos de turistas habían pagado más de 20 mil dólares para vivir una semana de turismo aventura. Pero el crucero nunca llegó. La nave se había quedado sin combustible y amarró en Puerto Madryn pero al no poder acordar con las empresas locales, el capitán decidió regresar a Buenos Aires, donde la compañía canadiense recibió la demanda judicial.

Según Clarín, OOE tiene varios litigios por falta de pago de salarios a más de cien empleados que hacen los paseos.

“Desafortunadamente, la difícil realidad es que en los últimos meses no hemos estado a la altura de estas altas expectativas que nos fijamos como líderes en la industria de cruceros de expedición”, se excusó la empresa desde Facebook y agregó: “Como resultado del incumplimiento del contrato que sufrimos a principios de este año, nuestra compañía ahora se encuentra en un período difícil de reestructuración”.

También se compromete a reembolsar a los pasajeros y a las compañías de reservas pero la empresa “desapareció” y “ahora todo cayó sobre el dueño del barco, quien tiene que hacerse cargo de las demandas”, comentaron fuentes del caso.

Continue Reading
Click to comment

Dejanos tu comentario