seguinos en ...

LOCALES

Eugenia Gil: Reflexionemos sobre el UPD (Último primer día)

Los jóvenes van a comenzar a transitar su último año de escuela secundaria, quizás el mejor año que puedan recordar en sus vidas, todos tenemos y guardamos hermosos recuerdos, complicidades y diabluras.

Es necesario, imperioso hablar de la influencia consumista en la constitución de las identidades y subjetividades juveniles que lleva a preguntarse por la lógica de organización de nuestra sociedad, donde el consumo se constituye como centro de existencia de la misma.

Hoy los adolescentes se encuentran en la situación de no tener referentes y pasan de una zona de confort (la niñez, en donde los padres los acompañan en todos momento) a una zona de pánico total, en la cual se ven obligados a moverse como adultos

Creemos que todos, alumnos, padres y la sociedad en su conjunto tenemos que ser conscientes de lo que significan los excesos, que van desde alumnos alcoholizados a destrozos de propiedad privada, poniendo en peligro hasta su propia vida.

“Además tenemos que preguntarnos por qué un chico de 16, 17 años quiere empezar el año así ¿Por qué la idea es «empecemos ya rotos»? Entonces nos encontramos con la transgresión por la transgresión misma.” Plantea así la Lic. En Psicología Carolina Veneroso

El Estado local ha estado presente en los últimos  UPD tomando distintas estrategias, pero todos debemos llamarnos a la reflexión; no solamente el Estado y la Escuela.

No está mal festejar, y si hacerlos con ciertos límites, por el bien de nuestros jóvenes fundamentalmente, y por el de todos.

Esta simple nota, o carta, es un llamado a la reflexión y a la concientización de lo que significa no poner límites, que tiene que ver con no facilitarles a los menores el acceso al alcohol, hablándoles sobre las consecuencias de la violencia, ponernos como adultos en el lugar de escucha.

Quizás, el UPD sea, no sólo un ritual, sino también una forma de reclamar, y reafirmarse en el espacio público, un llamado de atención

Aunque está el llamado de atención de los jóvenes, ello no significa no poner límites, dado que de ser así es ponerlos a ellos mismo en riesgo. Ellos no son todos los Jóvenes, ellos no son los responsables, los responsables somos los adultos.

El UPD pone un desafío al lugar del adulto en tanto actor que conforma el sistema de promoción y protección guiadas por el interés superior de niños, niñas y adolescentes y la máxima satisfacción integral y simultánea de todos sus derechos.

Propiciar el cuidado de sí mismos y de los demás, escuchar y escucharnos para estar disponibles para otros. Queremos jóvenes  que se diviertan, que disfruten, pero cuidándolos.

Continue Reading
Advertisement