seguinos en ...

INTERNACIONALES

Militares dejaron en ridículo a Bolsonaro y su nuevo intento por minimizar la pandemia de coronavirus

El presidente de Brasil intentó en reiteradas oportunidades darle la mano a los uniformados, que respondieron con el codo y hasta evitaron los amagues de abrazos con los que insistió el mandatario.

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro sigue con su cruzada contra las medidas de prevención recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para contener la expansión del coronavirus Covid-19. En un breve video que se circuló en las redes sociales en las últimas horas se lo puede ver intentando estrechar la mano de varios militares y hasta de fundirse en un abrazo con ellos.

Sin embargo los uniformados lo dejaron en ridículo al no aceptar darle la mano y devolviéndole el gesto con el codo.

La inacción de Bolsonaro para luchar contra la propagación del coronavirus Covid-19, a la que calificó de “gripecita”, convirtió a Brasil en el país actualmente con el mayor ritmo de propagación de la enfermedad y puso a las principales ciudades al borde del colapso sanitario.

De hecho el ministro de Salud Nelson Teich admitió que desde la próxima semana la cantidad de muertes diarias por causa del coronavirus podría llegar a las mil. “El virus continúa avanzandoi y se pueden alcanzar las mil muertes por día la próxima semana”, advirtió Teich.

Ayer Brasil registró 435 muertes, alcanzó 5.901 fallecimientos y acumula 85.380 casos positivos, lo que coloca al gigante latinoamericano en el décimo lugar en el ranking mundial de contagios de Covid-19, superando a China. Se calcula que el próximo lunes Brasil podría llegar a la triste marca de 10 mil muertos por coronavirus Covid-19.

Solo ayer Brasil registró 7.218 casos positivos con alertas de colapso sanitario en las próximas dos semanas en regiones de la ciudad de San Pablo, la ciudad de Río de Janeiro, Fortaleza y Manaos.

La entrada Militares dejaron en ridículo a Bolsonaro y su nuevo intento por minimizar la pandemia de coronavirus se publicó primero en Norte Obligado.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Déjanos tu comentario