Nuestra Redes Sociales

LOCALES

«Trinchera», el placentero refugio de Babasónicos

Babasónicos propone desde el título del álbum un refugio del mundo actual, profundizando la interesante búsqueda sonora que inició en «Discutible».

«Trinchera», el placentero refugio de Babasónicos

Cuando Babasónicos lanzó “Discutible” en 2018, aseguró que en este disco inició una búsqueda sonora que en el futuro iba a profundizar. En las once canciones de “Trinchera”, su primer disco de estudio en cuatro años, cumple con creces la consigna, algo que cobra mayor valor dado lo que cambió el mundo en ese lapso de tiempo pandemia mediante: el nuevo disco de Adrián Dárgelos y compañía es un verdadero refugio sonoro donde los temas suenan bien fuertes, las guitarras están bien presentes y los juegos de voces generan confusión. Los teclados cobran preponderancia en pasajes instrumentales bellos (“Anubis”, “La izquierda de la noche” y otros) y el manejo de los climas sonoros permite un intenso recorrido a través del disco.

A continuación, un análisis tema por tema:

Mimos son mimos

“Los bordes del corazón se dibujan así como se borran”, es la línea con la que empieza el primer disco de Babasónicos en cuatro años. Un rock mid-tempo dominado por un riff de guitarra, con un clima especial en el medio.

Paradoja

El inicio parece una continuidad intencional de “Mimos son mimos”. No es la primera vez que Dárgelos y compañía apelan a este recurso, siendo el mejor ejemplo el tándem de “Anoche” entre “Carismático” y “Yegua”, dos infaltables de los shows en vivo: tanto en “Mimos…” como en “Paradoja” mandan las guitarras. “Estos malos modales me abrieron el camino hasta acá”, reza el cantante en letras que con el correr del disco toman más temperatura.

Bye Bye

El segundo corte de difusión del disco es sencillamente un temazo. “Hazme el amor hasta el amanecer y después bye bye”, ordena el frontman en una canción que respira sexo y desparpajo bajo un beat electrónico y bellas melodías de guitarra que aparecen en los momentos juntos. Un estribillo de los de mayor contundencia de toda la discografía de Babasónicos, y eso es mucho decir.

Vacío

Un manifiesto bajo un mantra tecno. “La identidad no se negocia nunca y el que lo hace vive preso”, dice uno de los temas del disco en el que Babasónicos sienta posición sobre la coyuntura actual.

Anubis

“No va a empezar la muerte hoy a llevarse a mis amigos. No la voy a dejar. Yo la voy a apalabrar. Tiene que peleármelo”, asegura el estribillo de una canción de innegable influencia pandémica en su letra pero que sin embargo desde lo sonoro es la primavera del álbum con interesantes juegos de contrastes: mientras en la primera parte la voz de Dárgelos es intermediada por un efecto, en la segunda se lo escucha rapear recordando un poco a los inicios del grupo.

La izquierda de la noche

El primer tema que conocimos del disco. Una radiografía hermosa y explícita de los costados de la noche de los que mucho no se quiere hablar de día. “La noche es un portal imaginario donde habitan los permisos que de día ni en pedo se dan. Donde más es más y todo se paga de más”. No hace falta agregar nada.

Mentira nórdica

Melodía trágica desde el inicio. Si Dárgelos se toma una canción por disco para salir con los tapones de punta sobre cuestiones de coyuntura, en “Trinchera” es “Mentira Nórdica”. La repetición de mensajes instalados, la ignorancia, el egoísmo y la obsesión por la fama de la sociedad contemporánea son trituradas en una letra sin desperdicios.

Madera ideológica

Otra letra filosa de Dárgelos que parece apuntar a lo que generan los procesos de desilusión en situaciones de una alta expectativa que se sostuvo por mucho tiempo, bajo una instrumentación que presenta inesperados y fuertes de cambios de piel.

Viento y marea

Siendo desde lo sonoro una de las canciones menos oscuras del disco, la letra presenta una reflexión directa sobre la mirada ajena hacia las personas que pelean por sus objetivos, sean cuál sean.

Capital afectivo

Un tema tranquilo y climático que desde lo sonoro remite a grupos contemporáneos como Cigarettes After Sex. El inicio de un dúo de canciones románticas para cerrar el disco, pero bajo el sello de una nueva identidad que Babasónicos empezó a construir en “Discutible” y ahora profundiza en “Trinchera”.

Lujo

“Ámame o descártame. Decídelo ya. No me hagas sentir despreciado”. Babasónicos cierra “Trinchera” con una canción con una letra que va al hueso y que parece salida del riñón del mejor Depeche Mode.